Oro parece, plátano es, al igual que una adivinanza, disfrutamos creando “lo que parece no es”, siempre respetando el hilo conductor.