Con acceso directo desde la calle, se llega a este salón panorámico sin pasar por ninguna otra dependencia, ofreciendo al cliente una privacidad y confidencialidad absoluta.